fbpx

La tasa de pobreza y exclusión social en Andalucía se sitúa en un 38,2%, afectando a un total de 3,2 millones de personas en la región. Las cifras vuelven ha ascender tras tres años en caída. Este es el principal dato que recoge el 8º Informe sobre el Estado de la Pobreza en Andalucía, publicado por la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-A) y presentado hoy ante los medios en Granada. Las cifras han sido publicadas en el marco del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, 17 de octubre.

Andalucía es la tercera comunidad con mayor tasa de pobreza, después de Ceuta (49,3%) y Extremadura (44,6%). En el caso de la región andaluza, desde el año 2015 venía registrándose un descenso de los datos de pobreza hasta que en 2018 se ha dado un repunte de 0.9%, lo que se traduce en 75.000 personas más afectadas. Pese a ello, Andalucía está lejos de alcanzar la tasa que registraba al inicio de la crisis económica (2008) cuando se situaba en un 31,6%.

El incremento de la desigualdad territorial en España, pone a Andalucía como una de las protagonistas en el más negativo de los sentidos, por arrojar los peores datos en múltiples parámetros de análisis, porque aunque algunos de estos datos mejoren en su valor absoluto, en gran parte de los casos siguen situándola en los primeros puestos del ranking de las regiones españolas. De esta forma, sólo Andalucía concentra más de una de cada cuatro personas en AROPE (26,3 % del total).

Las personas que más vulnerables que se ven afectadas por la situación de pobreza y exclusión social en la provincia son, principalmente, las mujeres, las familias monomarentales, los menores, las personas migrantes y aquellas con diversidad disfuncional. En el caso de las mujeres, destaca la brecha salarial del -21,9% entre hombres y mujeres. El saldo media anual de las mujeres es de 13.596 euros frente a los 16.569 euros de salario masculino, lo que supone que las mujeres asalariadas cobran de media al año 2.973 euros menores que los hombres. Esta realidad se acentúa con los datos del paro: en 2018 las mujeres contaban con un 26,9% de paro frente al 18,8% de los hombres.

En el año 2018 la Tasa de pobreza severa en Andalucía es del 9,9%, cifra que es 4,2 puntos más elevada que la media nacional y la más alta de todas las comunidades autónomas. Los datos son muy concretos en la realidad del día a día, y este empobrecimiento se ve reflejado en la Privación Material Severa, que se fundamenta en cómo las condiciones de vida de las personas más pobres se recrudecen: “El crecimiento en el caso de las personas que no pueden permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días, es especialmente intenso, ya que se incrementa a más del doble y llega al 6,2%, cifra que es la más alta de la década”, cita el informe de EAPN-A. De esta forma, más de 670.000 personas, 235.000 más que el año pasado, viven en condiciones de Privación Material Severa.

La población que experimenta dificultades para llegar a fin de mes alcanza el 68,2%, incrementándose especialmente las situaciones más graves. Así, las personas que llegan a fin de mes con mucha dificultad han crecido 3,2 puntos hasta llegar al 17,4% y aquellas que llegan a fin de mes con dificultad crecen hasta el 22% Los peores datos se recrudecen hacia los más desfavorecidos, algo más de 560.000 personas reciben una pensión cuyo importe es inferior al mínimo considerado para no ser pobre. Es decir, el 36,2% de todas las pensiones y, si se consideran solo las de viudedad, casi todas de mujeres, el 41,1%.

La violencia de género es el máximo exponente de esta desigualdad, dónde Andalucía continúa liderando el ranking de comunidades autónomas con un mayor número de denuncias presentadas: 34.588 denuncias, obteniendo un ratio de víctimas del 26,1%.  Especial preocupación releva el incremento de víctimas mortales en Andalucía, ya que en 2018 fueron 12 las mujeres asesinadas, representando el 25,5% del total de las 47 mujeres asesinadas en España.

En vivienda, el alza de los precios tanto de alquiler como de compra no es un reflejo de la mejoría económica de la población, los datos en este sector reflejan una subida de los precios tanto en la compra-venta como en los alquileres, produciéndose un cambio de tendencia al alza desde 2014. Se ha producido un aumento en los desalojos que se derivan del alquiler de una vivienda, alcanzando los 5.093 lanzamientos en 2018, cifra que ha ido creciendo progresivamente, demostrando la problemática que están tratando de visibilizar las entidades sociales que trabajan en este ámbito y que denuncian la existencia de una nueva burbuja del alquiler. Otros de los ámbitos en los que debemos detenernos es en la infancia, ya que tener hijos e hijas es un importante factor de riesgo de pobreza: en el año 2018, el 16,9% de los hogares compuestos por dos adultos y sin niños/as dependientes están en riesgo de pobreza, sin embargo, en el mismo tipo de hogar, pero con niños/as dependientes, la tasa sube al 23,2%, es decir, más de seis puntos porcentuales, que suponen una diferencia del 37%.

Inserta Andalucía es entidad miembro de la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión (EAPN-A).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies