Lucha del colectivo LGTBI contra las represiones

La represión hacia el  colectivo LGTBI

 

El 18 de agosto de 1936, Federico García Lorca fue asesinado en Granada. Quienes intentaron acallar su voz, consiguieron todo lo contrario. Sus versos y gritos de libertad siguen latiendo en nuestros corazones. Mención especial merece esta semana la lucha por la igualdad del colectivo LGTBI, con la conmemoración del asesinato de Federico García Lorca, quien a través de su poesía expresaba la sensibilidad y sentir de la población andaluza.

Cuando Inserta Andalucía participó en las jornadas de la Universidad de Jaén en el municipio de Torres acerca de los “Derechos de las víctimas de crímenes de lesa humanidad. Una aproximación desde la justicia restaurativa y el enfoque de género” pudo disfrutar de diferentes ponencias que ponían de manifiesto que la discriminación, intolerancia, odio y represión hacia el  colectivo LGTBI ha sido una constante en la historia de nuestro país donde muchas personas sufrieron graves consecuencias por amarse, vivir en libertad, ser ellas y ellos mismos o no sufrir por su expresión acerca de la diversidad sexual.

Ley de vagos

El 15 de julio de 1954 la Ley de vagos y maleantes fue modificada incluyendo en la misma a las personas homosexuales, lo que dio lugar a que más de cinco mil personas fueran marcadas de por vida al ser detenidas por su orientación e identidad sexual, ya fuera gay, homosexual y principalmente transexual. El motivo de la detención no se achacaba a su diversidad sexual sino a causas como la prostitución.

Ley de peligrosidad y rehabilitación social

Paralelamente a este hecho, surgió la Ley de peligrosidad y rehabilitación social que pretendía ofrecer tratamiento a personas homosexuales, para lo cual se crearon tres penales: En Tefia (Fuerteventura), Huelva ( homosexuales “activos”) y Badajoz (homosexuales “pasivos”). Con dicho fin, se llegaron a practicar terapias de electroshock así como aversivas y lobotomías, siendo la diversidad percibida como una enfermedad mental.

Inserta Andalucía quiere continuar apostando porque en nuestra sociedad no haya cabida para represiones y/o discriminaciones de tal tipo, por ello no debemos olvidar nuestra memoria histórica, que nos alienta para seguir defendiendo a las personas que sienten, aman y viven libres de reconocerse como seres humanos.

Recordando a nuestro querido poeta:

“Hay almas a las que uno tiene ganas de asomarse, como una ventana llena de sol”,

no dejemos que se escapen o se apaguen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies