fbpx
El derecho a la Educación en todas sus etapas
ONG de Infancia a favor de los niños más vulnerables de Andalucía
infancia, familia, niños, niñas, migración, socio, donación, donaciones, comida, pobreza, vulnerable, vulnerabilidad, exclusión social, exclusión,
22341
post-template-default,single,single-post,postid-22341,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.5,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
diversidad LGTBI

EL DERECHO A LA EDUCACIÓN EN TODAS SUS ETAPAS

La Ley LGTBI andaluza, puesta en marcha en el año 2017, establece que todas las personas tienen el derecho a recibir una educación basada en valores de igualdad y diversidad, sin ser discriminadas por su orientación sexual, identidad de género, expresión de género, o por ser familia LGTBI (art. 13.1).

Esta educación debe promoverse en todas sus etapas: desde infantil, hasta enseñanzas superiores, e incluyendo a todas las personas implicadas en dichas etapas, no solamente a las personas LGTBI. La igualdad es tarea de todas las personas que forman parte de todas las etapas educativas, al vivir todas en sociedad.

Ahora, ¿qué incluye la Ley a nivel educativo?

  • La educación en valores debe incluir a todo el alumnado; no solamente a las personas LGTBI. La prevención de la violencia es labor de todas las personas, y la sensibilización de todo el alumnado ayudará a prevenir situaciones de violencia y discriminación en las aulas.
  • El centro educativo, incluyendo profesorado y equipos de orientación educativa, deben recibir también una capacitación inicial y continua para saber abordar las realidades LGTBI en las aulas, y para prevenir, detectar y actuar ante situaciones de violencia y discriminación LGTBIfóbicas.
  • Las asociaciones de familias también son focos en los que es necesario educar en valores, de modo que se fomente el respeto y la no discriminación de las personas LGTBI en los centros educativos.
  • El propio centro debe transformar los contenidos educativos para que éstos sean respetuosos con las personas LGTBI, y no promuevan ningún tipo de violencia o discriminación hacia ellas.
  • Los centros, además, deben contemplar dentro de sus planes educativos pedagogías para el reconocimiento y el respeto de los derechos de las personas LGTBI.
  • Las universidades públicas y privadas también deben garantizar el respeto y la protección de las personas LGTBI, llevando a cabo acciones prácticas y promoviendo la investigación sobre las realidades de estas personas desde el marco de la igualdad.